Este video que encontré en You Tube explica de manera breve y divertida el Libro

lunes, 26 de marzo de 2007

Ensayo de La Rebelión en la Granja

El animalismo como forma de gobierno es una utopía

Animales; es con eso con lo que Orwell nos compara y sinceramente no hay de que ofenderse puesto que con este libro “La Rebelión en la Granja” nos describe de la manera más perfecta y nos plantea una forma de gobierno que para mí es injusta: el comunismo o, como bien definiría él, animalismo. Esta forma de gobierno me parece injusta porque si realmente quiere llevarse a cabo el hecho de que todos somos iguales, es una utopía. Con todo el respeto para Marx; yo afirmo que por más que queramos pintar un mundo color de rosa donde todos ganen lo mismo y todo sea igual para todos es una idea ilógica ya que si analizamos los seres humanos gozamos de un instinto animal, “la ley donde el animal más fuerte y astuto es el dominante”. Aclarado este punto de la manera más breve y con mis propias palabras narraré el libro. La historia comienza con que el señor Jones se ha vuelto alcohólico y por lo tanto ha descuidado la granja, un cerdo astuto (viejo mayor) se da cuenta de las injusticias que suceden día con día en la granja y convoca una junta donde persuade a los animales de toda la propiedad que se deben rebelar. El cerdo muere pero surgen 3 líderes: Snowball, el creativo, Napoleón, el astuto y Squealer el persuasivo; los cuales continuarán con sus ideas hasta lograr está famosa rebelión. Después de buscar la forma de como convencer a cada animal; aunque no a todos como a Moses el chismoso o a Benjamín el que nada le importa; se lanzan contra el señor Jones y por fin se adueñan de la Granja Manor. Ahora sí, habrá reglas que son implantadas por los cerdos y será está “Granja Animal”. El progreso se da y al inicio se les enseña a los animales a leer, a trabajar, todos están contentos y existe democracia durante un tiempo pero como siempre y como lo mencionaba por instinto los seres vivientes buscamos poder y como era de esperarse 2 líderes traicionan a uno y apoyados por perros entrenados para matar. Snowball es corrido de la granja; Napoleón y Squealer se convierten en unos dictadores que además con artimañas y mentiras se hacen de riquezas y controlan la granja y a pesar de que hay progreso económico y social en Granja Animal, los beneficios nunca son para los que la habitan sino solo a los que están en el poder. En este libro, cada animal tiene una función en la granja de acuerdo a su personalidad, como la perezosa de Mollie de la cual lo único que se podía esperar es que recibiera alguien más que la consintiera para que se fuera; Boxer el siempre trabajador caballo el cual redobla su trabajo a un 100% y lo único que recibe es que de viejo lo maten, Muriel y Clover, la oveja y la yegua que solo ven lo que sucede sin hacer nada; y como descartar a la bola de animales ingenuos, ignorantes y brutos que sin sentido alguno van para donde los lleva la corriente.. Al final, a pesar de que Granja Animal tuvo su rebelión no consiguió más que un final trágico donde los sueños de todos se fueron a la basura y nunca hay igualdad porque los que están en el poder no lo comparten y no solo es eso sino que prefieren aliarse con otras granjas volviendo a ser Granja Manor. ¡Que final! Lo que más me duele es el saber que así ha sido la historia con malos líderes. Con este libro puedo decir que los sueños que tenía Marx eran color de rosa y la verdad muy poco aplicables en la vida de los hombres; sin embargo, mi ideal en estos momentos es que en este mundo cada quien reciba lo que se merece por su trabajo y la forma en que benefició a la sociedad. Por último, yo concluyo que un capitalismo bien llevado se me hace una buena idea de forma de gobierno. ¿En el capitalismo actual debe haber cambios? Por supuesto que sí pero yo pienso que si en vez de buscar una forma de conformismo como era el comunismo todos nos esforzamos por trabajar y apoyarnos mutuamente, cada quien por supuesto tendrá sus beneficios y lo que cosechó. Esto no es una utopía es una realidad que si la aplicamos con leyes y con un poquito de inteligencia tendremos un mundo que a lo mejor no es de color de rosa pero si un mundo equitativo y digno de tener seres racionales e inteligentes dominándolo, no animales.